El coaching es una disciplina a través de la que las personas pueden desprenderse de lo que obstaculiza su avance y desarrollo, expresando sus aspiraciones y anhelos para poder jugar sus cartas, adquirir nuevas competencias y conocimientos y poner en práctica un plan de acción para mejorar sus resultados.

El coaching es un proceso continuo en el que cliente y coach trabajan juntos en pos del objetivo del cliente. A través del proceso de coaching, el cliente profundiza en sus conocimientos, mejora su rendimiento y obtiene resultados satisfactorios en su vida personal y profesional.

El coaching no dice a la gente qué hacer, no es una disciplina directiva, ayuda a los clientes a clarificar y controlar su vida desde el conocimiento y el aumento de la conciencia. La principal herramienta del coaching es el diálogo, las llamadas “preguntas poderosas” y la escucha activa. Para obtener resultados plausibles es necesario un alto grado de compromiso tanto del cliente cómo del coach.