Necesito un coach

¿Me vendría bien un coach?

Saludos a todos y todas, como bien sabéis, el coaching está de moda, parece que sirve para todo, pero ¿De qué manera me puede ayudar en mi caso concreto?

El coaching es aprendizaje y cambio, la necesidad de realizar un cambio en nuestra vida depende en primer lugar de nosotros mismos, pero requiere esfuerzo y compromiso.

La voluntad de cambio supone asumir también que hay algún aspecto de desempeño profesional o personal que no nos está dando el resultado esperado:

“Me gustaría aprovechar mejor mi tiempo”, “quiero trabajar en otra cosa”, “me gustaría organizar mejor mi agenda”, “no me gusta delegar, prefiero hacerlo todo yo, pero eso no me deja tiempo para mí, ni para mi familia”, “me gustaría ir al gimnasio, pero entre mi trabajo y mi familia no me queda tiempo”, etc.

Todas las personas y voluntades que están detrás de las frases anteriormente descritas cumplen el primer requisito para iniciar un proceso de coaching “La necesidad de realizar un cambio”, falta la segunda de las premisas “la firme determinación de trabajar por conseguir el objetivo prefijado”.

Llegados a este punto, pensamos… 

¿Me vendría bien un coach?

A continuación, voy a detallar una lista de beneficios que nos aporta el coaching, una serie de razones por las que sí merece dar el paso y buscar un buen coach profesional, que ha de estar certificado por asociaciones cómo: ICF, ASESCO, etc.

Autoconocimiento

El coaching nos ofrece conocernos mejor a nosotros mismos, de esta forma podremos llegar a convertirnos en el mejor coach posible, ya que nadie conoce nuestra vida, nuestras creencias, nuestros valores, y las cosas que nos importan y aquellas otras cosas que nos impiden conseguir nuestros objetivos, como nosotros mismos. Al trabajar con nuestras creencias limitantes, primero descubrimos cuales son y dependiendo de nuestro objetivo concreto, podemos trabajar para cambiar esa creencia limitante en concreto, para reducirla, cambiarla por otra creencia que lejos de limitarnos, nos haga sentir poderosos, etc.

Aumenta el campo de visión del cliente

Contribuye a ampliar la perspectiva del cliente, su “mapa mental” permitiéndole conocer mejor su realidad y dar foco a las cosas que no le gustan, ampliando así las opciones de cambio para que finalmente sea el cliente el que decida qué camino tomar para conseguir un objetivo concreto. Uno de los aspectos, para mí, más importantes del coaching, es que, como cliente descubres opciones nuevas para conseguir tus objetivos, opciones que tú mismo no habías contemplado previamente.

Fomenta la confianza y la responsabilidad

A lo largo de un proceso de coaching se genera un plan de acción para cada sesión. Cuando el cliente pone en práctica con responsabilidad, las pautas a las que se comprometió con él mismo y con su coach, siente una mayor confianza en sus posibilidades a la hora de conseguir sus objetivos. Yo personalmente, como coach en formación permanente, y todos los coaches en general, hemos realizado procesos de coaching como clientes también, por eso, puedo hablar en primera persona de los beneficios coaching, cuanto más comprometido estés contigo mismo, con tu cambio y con tu coach, más y mejor funciona el coaching.

Nos permite incorporar nuevas capacidades y habilidades personales, emocionales, profesionales, de relaciones con los demás, etc.

Además de la lista detallada con anterioridad, el coaching hace que se motiven nuevos cambios en nuestra vida, que seamos más ambiciosos con nuestro futuro personal y profesional, esto genera a su vez, un mayor nivel de satisfacción en el cliente de coaching, mayor desarrollo y liderazgo personal, y lo que es más importante, genera mayor felicidad, que es o debería de ser, en mi opinión el objetivo de todas las vidas de todas las personas del mundo.

Existen muchas variantes del coaching, las que he detallado en esta entrada de mi blog tienen más que ver con el coaching personal o “life coaching”, pero si un directivo de una empresa tiene problemas con la motivación o con los resultados de algún departamento de su empresa también puede recurrir al “coaching ejecutivo”, con resultados, seguramente muy efectivos también.

Existen además, otros tipos de coaching, dependiendo de nuestro caso particular, elegiremos uno u otro tipo. Conviven, por ejemplo: el “coaching de equipos”, el deportivo, el educativo, el político, el social, el nutricional, etc.

Espero que os haya servido de ayuda esta nueva entrada de mi blog, no dudéis en compartirlo en vuestras redes.

No dudes tampoco, si quieres cambiar algo en tu vida, si quieres avanzar personal o profesionalmente, desde el sitio en el que estás actualmente, hasta llegar al sitio en el que quieres estar… No dudes en contratar los servicios de un coach profesional.

¡Realmente funciona!

Add A Comment